jueves, 29 de marzo de 2012

Solo eso...


     No quiero conectar los desvaríos con la tierra llana, minúsculo recinto que albergó los días de una lejana primavera.
     Prefiero recordar aquellos momentos vírgenes donde los helechos susurraban una intimidad cargada de poesía, hoy madeja de silencios anudados entre los dedos de un poeta somnoliento.
     Apenas puedo caminar entre tantos durmientes abandonados, aquellos que sostuvieron alguna vez la carga de un bello furgón, infinito, ineludible, increíblemente repleto de ilusiones.
     No quiero descifrar espejos rotos, incompletos, carcomidos por el desaliento. Ya no.
     No quiero mirar atrás y abrir el grifo de un mar de salitre, añejo, enclaustrado en los ojos ciegos de un pasado sin presente ni futuro.
     Solo quiero vivir en paz, soñar en paz, reír en paz, amar en paz. Solo eso, y nada más.
*  *  *  *  *
     Prosa dedicada a mi amigo Javier Herque, escritor y poeta a quien admiro.
----------------------------------------------------------------------------------------------------
     Hasta mañana, si Dios quiere.
     Imagen de Antoneta Wortringer. Gracias

10 comentarios:

José Del Moral De la Vega dijo...

Muy bonito, querida Angélica. Ya somos dos los que solo queremos vivir en paz ¿te parece poco?
Un abrazo

Indra dijo...

Es dificil pero se puede conseguir, el comienzo es tenerla con uno mismo.
Precioso regalo.
Besos Angélica.

Javier Herque dijo...

Mucho y poco piden tus palabras; y seguro que de todo es merecedora la mano que acuna, bajo la serenidad su pulso, cada uno de esos comienzos.

Beso. Solo eso.

angélica beatriz dijo...

Una vez me dijo un amigo muy querido que la paz no es la ausencia de guerras, sino la firme convicción de que la vida transcurre de la manera más bella y dulce posible...

Gracias por tu visita, querido José.

Un beso para ti.

angélica beatriz dijo...

Así es, querida Indra. La paz debe nacer del corazón, como un agradecimiento por todos los regalos que hemos recibido en la vida.

Un beso, preciosa.

angélica beatriz dijo...

Mucho y poco, tal vez... Pero, ¿quién puede medir la inmensidad del corazón?

Gracias por todo.

Un beso grande, Javi querido.

fgiucich dijo...

Un privilegio para quien lo recibe. Muy bueno. Abrazos.

angélica beatriz dijo...

Gracias, mi querido Fernando. Un gusto siempre verte por aquí.

Un beso.

María dijo...

Angélica, como ya he leído y comentado tu última entrada, me he venido hasta aquí, y me alegra que hayas dedicado estos versos a este gran escritor-poeta y amigo a quién, como tú, admiro, como lo es Javier Herque.

No mirar atrás, cerrar aquellas puertas pasadas, dejar que se abran otras nuevas, y que nuestra mirada siga caminando hacia adelante... siempre.

Un beso.

angélica beatriz dijo...

Así es, querida María. Gran escritor y poeta es nuestro amigo Javier, un verdadero regalo para todos nosotros.

* * * * *

Ya lo decía Don Antonio Machado en voz de Serrat...

"al andar se hace camino, y al volver la vista atrás, se ve la senda que nunca se ha de volver a pisar..."

Vivir el presente, mirar el futuro y recordar el pasado como un tiempo que solo queda en nuestros corazones.

Un beso grande, María querida.