viernes, 21 de septiembre de 2012

Azul



Qué dulce es reanudar
el misterio que encierran tus labios,
despacio,

pretendiendo descubrir el viento

que sobresalta y despierta
 
mi pecho en tu pecho,

lecho de olas,

travesía mullida de deseos,

de desahogos frente al mar

de nuestra desnudez.


No caben palabras,
ni lo intentamos,

tan solo se escucha

el aleteo de las sombras

zambullidas en el aire,

presagio azul del amanecer.

----------------------------------------

Hasta mañana, si Dios quiere.

Imagen de Anabela Sequeira. Gracias

8 comentarios:

TORO SALVAJE dijo...

Lecho de olas para los corazones entregados.

Besos.

angélica beatriz dijo...

El más dulce de todos.

Gracias, querido Torito.

Un beso.

Javier Herque dijo...

Si, en el azul hay presagios, en el azul hay mares, en el azul tan solo se escucha el reanudar de tus palabras buscando su horizonte.

Beso.

José Del Moral De la Vega dijo...

Muy bonito, querida angélica. Me gusta mucho: el aleteo de las sombras
Un beso

angélica beatriz dijo...

Azul también es tu alma, Javi querido, tan nítida y bella como el cielo al amanecer.

Gracias.

Dos besos.

angélica beatriz dijo...

Muchas gracias por tus palabras, querido José.

Un beso hasta Badajoz.

María dijo...

En el azul no caben más palabras que las de tus versos, en el azul está el aire que respiras y tu dulce mirada.

Un beso.

angélica beatriz dijo...

Otro beso, azul, para ti, mi querida María.