miércoles, 11 de julio de 2012

Intento





Intento aquietar
este mundo de señales,
de vientos y pensamientos que rompen
el interior del amanecer.

Defino el silencio en cada página
no leída del libro que escribí
con el vaho de tu aliento en mi respiración,
mientras caminabas encendido de luz
entre tus dedos y mi piel.

Intento demorar la renuncia
de las horas sencillas que habitaste
con tu cuerpo adormecido,
prodigio de tierra nunca vista
en el vaivén del tiempo.

Anudo el recuerdo de tus ojos
a las rosas sosiegas y calladas
que sembraste una tarde clara de verano
en las entrañas encendidas de un –te quiero-
desterrado del jardín.

Lo intento.

---------------------------------------------------

Hasta mañana, si Dios quiere.

Imagen de Edgar David. Gracias

10 comentarios:

TORO SALVAJE dijo...

Que tarea tan lenta y dolorosa.
No te lastimes.

Besos.

Juan Escribano Valero dijo...

Hola Angelica: Muchas gracias por tu interes por mi y por tus oraciones, como ves el Señor me deja un rato más en este mundo, por lo que le sstoy muy agradecido.
Ten cuidado con las tareas dolorosas.
Un fuerte abrazo

Javier Herque dijo...

Y en cada hueco de tu poema respira ese alma que te hace ser…así, a contraluz, de espaldas a la duda y segura de derrotar al naufragio.

Beso.

angélica beatriz dijo...

Gracias, siempre gracias por acompañarme, querido Torito.

Un beso.

angélica beatriz dijo...

¡Mi querido y recordado Juan, gracias a ti por venir a verme!

Bendito sea Dios que te ha sacado de la cama; ahora toca descansar y reponerte del todo, vale? Porque habrá ratos juntos para aventar para arriba :-)

Muchos besos!

angélica beatriz dijo...

Gracias, Javier querido. Me conoces bien.

Besos.

Indra dijo...

Lo primero y más válido es la intención...luego el tiempo también te ayudará...
Un beso Angélica preciosa.

angélica beatriz dijo...

Es tan difícil cuando las intenciones son delgadas, como el papel, querida Indra...

Besos, mi amiga hermosa.

fgiucich dijo...

Una bellísima forma de describir el amor. Abrazos.

angélica beatriz dijo...

Gracias, Fernando querido.

Otro beso para ti.