jueves, 31 de mayo de 2012

Me dices



Me dices que lo sabes todo,
y yo te digo que no sabes lo que sé de ti. 

Yo crezco en tus caminos, 
recogida en el silencio de tus cosas, 
como un pájaro escondido que acaricia
tu mirada cuando hablas,
volando tan lejos de mí y tan cerca de ti,

y aunque no me dejas quedarme,
soy feliz  porque me tiendes tu mano
y me sostienes cada tarde gris.

---------------------------------------------------------

Hasta mañana, si Dios quiere.

Imagen de Bibliana Rakocevic. Gracias

10 comentarios:

María dijo...

Es algo maravilloso encontrar esa mano cerca tendida para hacerte encontrar la luz encendida en esa tarde que parece gris y se convierte en color.

Un beso.

angélica beatriz dijo...

Sí, María querida, como gorrioncillo entre sus manos blancas y tibias.

Un beso, guapísima!

TORO SALVAJE dijo...

Me gusta que seas feliz Angélica.
De verdad que si.

Besos.

angélica beatriz dijo...

Lo mismo digo por ti, Torito querido. Ojalá lo seas :-)

Hoy, dos besos grandes para ti.

Javier Herque dijo...

No hay tarde gris cuando el color de las palabras sueña, a contraluz, con ser cada instante en el refugio de tu poema.

Beso.

angélica beatriz dijo...

Qué bonitas cosas dices, querido Javier. Gracias por ser Poeta de tiempo completo.

Beso grande.

fgiucich dijo...

El saber del amor que camina muy despacio en los andariveles de la vida. Abrazos.

angélica beatriz dijo...

Es que el amor es nuestro eterno acompañante, querido Fernando.

Un beso grande.

Indra dijo...

Tener a alguien que te sostenga en tus horas bajas...es un tesoro.
Más besos

angélica beatriz dijo...

De verdad que sí, Indra querida. Un andamio sutil e interminable.

Muchos besos.