martes, 11 de octubre de 2011

Remanso...




Como el rumor del viento
entre los árboles,
así te siento cuando duermo,
tendida en el remanso
de tu cuerpo blando,
perdida en el vuelo
de tu mirada,
mientras una nube roja
descubre el beso que
asoma por tu boca
cuando hieres de amor
el alma mía.


-------------------------------------------------------------------


Hasta mañana, si Dios quiere.


Imagen de Kemal Kamil AKCA. Gracias


6 comentarios:

José Del Moral De la Vega dijo...

En mi pueblo, cuando éramos unos adolescentes, mis amigos y yo solíamos bañarnos en el Guadalquivir, y río abajo, sumergidos en aquella corriente de agua que zarandeaba nuestros cuerpos, íbamos sintiendo una especie de miedo gozoso. De vez en cuando, el río formaba un remanso, y el agua, los peces, la luz, nuestros cuerpos… entrábamos en una calma que parecía mostrar el verdadero camino a la felicidad.
Ahora, al leer en este poema tan bello que nos has regalado, esta idea: «…/tendida en el remanso/ de tu cuerpo blando/… » he creído descubrir cómo es la emoción amorosa que tú sientes y nos describes.
Enhorabuena, Angélica.
Un abrazo

Juan Escribano Valero dijo...

Hola Ángelica: Presiosos los versos, dormir en el remanso de los brazos amados, muy bonito.
Un abrazo

fgiucich dijo...

Un remanso que se hace poema y brilla con nitidéz. Abrazos.

Amorphis dijo...

Herir de amor. Esa es una bonita manera de ser lastimado.

Bello texto. Un abrazo!

Mariano de Toledo dijo...

qQueri Angélica, demasiado tiempo ha pasado sin entrar en tucasa, lo que pueda escribir, no alcanza lo Bellas letras, decansar en el remanso de quien amas, definitivamente es sublibe, la conexión , los códigos, la comunicación no verbasl, si corporal, las miradas cómplices es único, ama y ama hasta no poder, atesora cada minuto en tu corazón aquello nadie te lo quitare, y se felíz con eso, independientemente de lo que ocurra.
Un beso enorme a la distancia...

TORO SALVAJE dijo...

Tan dulce como siempre.

Besos preciosa.