miércoles, 3 de noviembre de 2010

Y tú...


La tarde, el cielo,
la sombra en el árbol
y tú.

El puente entre las horas,
descendiendo lento entre
tu pecho y mi boca.

La mano apacible sembrando
el tacto que nace sediento y
que muere violento
en perfecta paz.

Vida, luz, tierra y flor,
tan solo eso necesito,
solo eso… y tú.

---------------------------------------------------------------

Hasta mañana, si Dios quiere.

Imagen de Ron Jones. Gracias

4 comentarios:

Juan Escribano Valero dijo...

Hola Angelica: "Vida, luz, tierra y flor, tan solo eso necesito,
solo eso… y tú." Llevas razón no hace falta demasiadas cosas para ser feliz, me ha encantado.
Un abrazo

fgiucich dijo...

El amor que fluye entre los àrboles y va dejando, entre las hojas, pequeñas flores poéticas. Bello!!! Abrazos.

José Del Moral De la Vega dijo...

Muy bonito Angélica.
Esta idea es preciosa:
La mano apacible sembrando
el tacto que nace sediento y
que muere violento/
Un abrazo

Amorphis dijo...

Muy bello texto, me llenó de ternura y esa envidiable sensación de tener todo eso que mencionas al mismo tiempo.

Un abrazo.